“Interpretación / Representación”

“Interpretación / Representación”

Sociedad Anónima se complace en presentar a partir del próximo jueves 26 de Noviembre la exposición colectiva Interpretación/Representación.

Según el diccionario de la Real Academia Española, interpretación: acción y efecto de interpretar. Interpretar: concebir, ordenar o expresar de un modo personal la realidad. Representación, según el mismo diccionario, imagen o idea que sustituye la realidad.

Interpretar, representar la realidad-mundo son dos vertientes del trabajo de los artistas. Funcionan, en cierta medida, como herramientas en la elaboración de las obras, pues condicionan los métodos conceptuales y, cómo no, formales que usan los artistas en su trabajo. La realidad interpretada varía sensiblemente respecto a la realidad representada, aunque los métodos de representación pueden ser, y de hecho lo son, elementos de interpretación. Pensamos que puede ser interesante tratar de deslindar, aunque sea someramente, la relación que puede tener el trabajo de los artistas con el contexto en el que se insertan, con el mundo que les rodea.

Sofía Jack, en palabras de Elena Vozmediano, hace una “representación” de las complejidades de la modernidad, sus procesos y conflictos. En Explosión Challenger, 2015, la estela de humo que marca la detonación del transbordador espacial se convierte en la representación del fin de la carrera espacial como utopía de progreso.
Alfonso Galván concibe sus trabajos en el ámbito de la interpretación, es decir, ordena y expresa de un modo personal la realidad. Sus pinturas, de una depurada técnica realista, ponen en evidencia su capacidad para transformar la observación (visual) en reflexión.
La práctica artística de Elena Blasco es una representación de su muy personal interpretación de la realidad. En sus trabajos confluyen las dos formas de imaginar el mundo. Primero tamiza sus vivencias en personalísimas interpretaciones que luego representa con el más refrescante desparpajo. Su serie Interiores Amarillos se inserta en la vieja y venerable genealogía de la representación de interiores, pero ¿quién podría vivir en habitaciones tan amarillas? Parecen un espacio mental e incandescente.
Similar explosión de color -metódica y ordenada, como todo su trabajo- nos trae Julio Galeote desde el Caribe norteamericano tras su aprovechada estancia en Miami. Julio ha escudriñado en el breve pasado histórico de la metrópoli a través de esas actas modernas que son las fotografías del Museo de la Ciudad. Junto a este trabajo,el presente rabioso se contrapone con unas representaciones icónicas de fuerte sabor caribeño.
Albert Weis, con sus fotografías hace presente la arquitectura de la Philharmonie berlinesa. Apunta con el objetivo de su cámara a los rincones y detalles del edificio las líneas y claves generatrices del edificio. Los collares que las acompañan remarcan la relación utopía-geometría-arquitectura. Linaje de donde proviene muchos de los grandes logros de las vanguardias del siglo pasado.
Sin embargo, Sergio Belinchón, en su serie Venus Grotto usa la imagen fotográfica como herramienta de interpretación. Las cuevas más famosas se han convertido, por obra del turismo de masas, en lugares banales y masificados. Belinchón los fotografía en todo su artificio kitsch, entre romántico y surrealista, poniendo en evidencia la capacidad humana en trivializar los lugares y las experiencias.
Gonçalo Pena, en sus pinturas y dibujos, nos transmite un mundo vibrante lleno de analogías, yuxtaposiciones y superposiciones de conceptos culturales. Constituye así, una gran amalgama de relaciones y experiencias personales con claves de interpretación de todo tipo, que en su arbitrariedad e incontinencia acaba por traslucir su coherencia y su monolítica unidad.
Carlos Schwartz explora con sus instalaciones las conexiones de los objetos, el espacio y la luz. Busca, a través de ellas, las claves para la interpretación de nuevos significados. Lámpara 1 y Lámpara 2 son dos piezas hechas con materiales de construcción. Dos trozos de vigas de madera que cuelgan del techo, sujetando sendos fluorescentes.
Daniel Barroca es el último artista en incorporarse a Sociedad Anónima. Sus investigaciones tratan de las relaciones entre forma e imagen. En sus dibujos podemos ver la actividad de su mente. Esquemas, figuras y escrituras forman imágenes que representan un mundo hecho de repeticiones, ilusiones temporales, divisiones, detalles y ecos de un origen incierto. Lo real y lo irreal se funden en una sola memoria que se convierte en verdad. Cada dibujo, cuaderno, obra nos llevan a un específico estado mental donde el pasado es la materia que da forma a la imaginación.